Organizar tu empresa: cada cosa en su lugar

No obstante, organizar una empresa no es tarea sencilla. Requiere visión, disciplina, conocimiento, habilidades de gestión y una pequeña dosis de intuición. Esta labor recae, casi todas las veces, en el líder o gerente del negocio. Nadie mejor que él para saber lo que necesita la empresa y tomar las decisiones más acertadas en este terreno. De hecho, en muchos casos se trata de la misma persona que ha elaborado el plan de empresa en las etapas previas del proceso. Sea como sea y tenga la naturaleza que tenga la empresa, lo único cierto es que antes de ponerse manos a la obra es que se deben tener claros los elementos esenciales en todo plan de organización empresarial. Veamos algunos de ellos.

Niveles. Se refiere al modelo jerárquico de cada organización. Las empresas grandes suelen tener varios niveles de funcionamiento, mientas las medianas o pequeñas no suman más de tres. El método de organización tradicional señala la existencia de un líder o responsable por cada tarea hasta llegar a la dirección, que es la máxima autoridad de la empresa. Sin embargo, hay tareas que no requieren supervisión y que pueden integrarse a otras dependencias. De hecho, algunos modelos de empresa apuestan por una relación horizontal entre sus miembros, en la que tanto las decisiones como las responsabilidades se asumen entre todos. Otros expertos señalan que cuanto menos se noten los niveles jerárquicos en una organización, más efectivos serán sus procesos y mejor el clima laboral

Cargos o responsables. Es importante que cada persona ocupe el lugar que le corresponda. No sólo por la persona en sí misma, que de esta forma podrá desarrollarse profesionalmente, sino también para la gestión del talento en la empresa. Un trabajador mal posicionado puede ser un talento mal empleado y, a la vez, un obstáculo para las tareas que se le deleguen. Por tanto, quien organice su empresa debe conocer bien a su personal y aprovechar al máximo sus capacidades y habilidades.

Recursos. Las empresas funcionan gracias a sus recursos, que pueden ser técnicos o humanos. La dirección necesita saber cómo combinarlos para obtener los mejores niveles de rendimiento y productividad. Una desacertada gestión de los recursos puede dar lugar a dos escenarios: un negocio cuyos esfuerzos son insuficientes para alcanzar sus objetivos u otro que emplea recursos innecesarios.

Estilo de liderazgo. Es cierto que las empresas no tienen un único estilo de gestión. Lo lógico es que sus responsables recurran a diversos tipos de liderazgo en función de contexto y las circunstancias. No obstante, siempre existe un modelo que se impone sobre los otros y que acaba definiendo la dinámica organizacional. Ya sea de tipo autocrático, participativo o de línea-staff, ante todo debe responder a las necesidades de cada negocio; es decir, el más adecuado. Por ejemplo, las empresas especializadas en tareas a corto plazo tienden a adoptar estilos de dirección centralizados; otras, por el contrario, prefieren modelos más participativos y democráticos.

Delegación. Aun cuando el gerente asuma varias responsabilidades a la vez, tal como sucede en algunas empresas pequeñas, lo cierto es que no puede cargar con todo el peso de la gestión. Es necesario delegar en otros. Este paso también forma parte del proceso de organización y para ello deben tenerse en cuenta dos elementos: las capacidades de las personas elegidas para ello y su compatibilidad y disposición hacia las tareas que le serán encomendadas.

Canales de comunicación. El éxito de muchas empresas reside en cómo se gestiona la información que circula en sus distintos niveles. Organizar también supone habilitar canales para que los mensajes sean efectivos. Por ejemplo, es necesario definir a través de qué medios la dirección se comunicará con los niveles más bajos de la estructura o viceversa, sin olvidar, claro está, la retroalimentación.

Clima laboral. Todos los elementos mencionados serán los que conformen el clima laboral de la futura organización. Por tanto, la pregunta para el gerente es qué tipo de ambiente desea crear. Recordemos que el concepto de clima laboral está asociado al nivel de bienestar y satisfacción del personal de una empresa.